¡Espero enamorarte hoy con este bizcocho! El bizcocho Madeira, también conocido como Madeira cake, es un tipo de bizcocho clásico de origen británico, y si bien puede parecer de entrada el clásico bizcocho de limón, es un bizcocho de textura esponjosa y suave, húmedo, y sumado al rico aroma a limón lo han convertido en un clásico y en uno de mis bizcochos favoritos. Hoy, lo presentamos relleno de mermelada de grosellas y una capa de queso mascarpone al toque de limón delicioso y de lo más fácil de hacer. ¿Te animas? 

El bizcocho Madeira es famoso por su textura densa y firme, lo que lo convierte en una base ideal para pasteles decorados y tartas de varias capas. Sí, es un bizcocho muy usado para la repostería decorada.

Esas peculiaridades en textura lo hacen realmente interesante, y es popular ya no solo en la gastronomía inglesa, sino que se ha popularizado por todo el mundo con gran éxito.

Cosas que debes saber de la receta de hoy

  • Lo hemos preparado en forma rectangular, pero puedes hacerlo en un molde redondo si lo prefieres.
  • Lo partimos solamente en dos capas, pero puedes hacer dos cortes si lo prefieres (deberás incrementar la cantidad de relleno, eso sí).
  • Hoy lo rellenamos y decoramos, pero es un bizcocho que puedes hacer solo. ¡Está delicioso!
  • Si decides rellenarlo, puedes optar por otras mermeladas, como de albaricoque o de fresas. Hay muchas que casan estupendamente con el toque de limón.

 

Ingredientes

Para el bizcocho Madeira de limón:

  • 250 g de mantequilla ablandada (punto pomada)
  • 175 g de azúcar
  • 10 g de azúcar avainillado
  • 1 pizca de sal
  • 4 huevos M
  • Ralladura de 1 limón (sin la parte blanca)
  • 150 g de harina de trigo
  • 125 g de almidón de maíz (Maizena)
  • 1 cdta rasa de levadura en polvo

Para el relleno y cobertura de Mascarpone:

  • 400 g de queso mascarpone
  • 60 g de azúcar
  • 6 cdas  zumo de limón
  • 150 g mermelada de grosellas

Para decorar:

  • 50–100 g de grosellas rojas
  • 6 flores comestibles (por ejemplo, margaritas)
  • 1 cda de azúcar perlado blanco

Preparación

  1. Precalienta el horno a 170 °C (ventilado 150 °C). Engrasa con mantequilla el molde rectangular para hornear (hemos usado hoy el molde Kaiser, puedes sino usar el antiadherente Le Creuset de 23 cm).
  2. En el bol de la KitchenAid durante 2 minutos, o en un bol amplio con un batidor manual durante 5 minutos, mezcla los ingredientes del bizcocho: bate la mantequilla, el azúcar, el azúcar de vainilla y la sal.
  3. Añade los huevos uno por uno, mezclando durante aproximadamente ½ minuto cada uno. Incorpora la ralladura de limón.
  4. Añade ahora los ingredientes secos: Tamiza la harina, el almidón de maíz y la levadura en polvo, y añádelo en dos veces a la mezcla de mantequilla, batiendo brevemente hasta que tengas una mezcla homogénea y sin grumos.
  5. Vierte la mezcla en el molde preparado y alisa la superficie con ayuda de una espátula. Hornea a una altura media durante unos 45 minutos. Retira del horno y deja enfriar en una rejilla durante 1 hora.
  6. Separa si hace falta el borde del bizcocho con un palillo o cuchillo de plástico (para no dañar el molde) y retira así el borde del molde. Gira el bizcocho sobre un plato, tapa con film y deja reposar al menos 8 horas (este reposo es muy importante para el bizcocho Madeira).

Preparamos el relleno y acabado:

  1. Por un lado, mezcla bien el queso Mascarpone, el azúcar y el jugo de limón.
  2. Por otro lado, si la mermelada es muy consistente, pon la mermelada en un bol, añade unas gotitas de agua y calienta en el microondas unos pocos segundos. Mezcla con una cucharita, verás que queda líquida y moldeable (untable).
  3. Con un buen cuchillo, corta el bizcocho horizontalmente por la mitad, obteniendo dos capas.
  4. Extiende un poco más de ⅛ de la mezcla de mascarpone sobre la mitad inferior del bizcocho. Remueve bien la gelatina de grosella y agrega pequeñas cantidades sobre la capa de mascarpone, a lo largo de toda la superficie.
  5. Tapa, colocando la mitad superior del bizcocho encima, presionando ligeramente.
  6. Extiende el resto de la mezcla de mascarpone sobre el bizcocho, para dar un efecto de cortina ligera alrededor (como ves en la foto). Distribuye una buena cantidad en la parte superior.
  7. Deja en la nevera y enfría durante al menos 3 horas para permitir que la cobertura se asiente. Además, es importante este enfriamiento porque ayudará también a que, a la hora de cortar el pastel, esté más consistente y no se desmonten las capas.
  8. Decora (opcionalmente): Lava y escurre las grosellas. Para una apariencia escarchada, congela las grosellas (Si no eran ya congeladas) en un plato cubierto con papel de hornear durante 15 a 30 minutos. Decora con grosellas, flores comestibles y azúcar perlado justo antes de servir.

 

Comentarios

Claudia&Julia dijo:

Muchas gracias Juana Isabel,

Realmente es un postre delicioso. Esperamos que lo pruebes y te guste tanto como a nosotras ;)

¡Un saludo!

Juana Isabel Flores Ramirez dijo:

este postre se ve muy delicioso

Claudia& Julia dijo:

Buenos días Alícia, ¡qué alegría leerte! Me alegra mucho que te animes con ella y tus palabras. ¡Debes ciertamente probarla porque es una de esas recetas fáciles con resultados super vistosos. ¡Espero que os guste en casa! Saludos

Claudia&Julia dijo:

Hola Maria Aránzazu, por lo que sabemos la tradición manda hacerlo con harina de trigo, y a partir de aquí hay algunas variaciones -a veces de le añade harina de maíz, como hemos hecho nosotros para aligerar el bizcocho, y a veces harina de almendra para aportar humedad y textura y un sabor diferente. Esto es lo que tenemos entendido nosotros, espero que así sea y te resulte de interés:) Probaremos en casa con harina de almendra a ver qué tal resulta!! ¡Muchas gracias!

Maria Aránzazu dijo:

Buenos días. El clásico bizcocho de Madeira no se hace con harina de trigo y harina de almendra? Es el que yo he probado en Inglaterra. Gracias

Alícia dijo:

¡Qué preciosa y qué bien explicado! Muchas gracias, lo probaré mañana como postres en casa!! Ya huelo el sabor de limón:p

Dejar un comentario