¿Te animas a hacer pasta fresca? Hoy te traigo una receta de pasta deliciosa y muy fresca: unos tortellini de espinacas rellenos de queso, que huelen a campo y saben a gloria. Es un plato realmente delicioso que estoy segura repetirás más de una vez.

Verás que en la receta tienes no solo la cocción y la salsa de acompañamiento de los tortellinis, sino también la elaboración de la masa de la pasta y del relleno. Aunque pueda parecer laborioso, el resultado merece mucho la pena porque el sabor de la pasta fresca casera no tiene comparación con el de la comercial. Pero para esos días en que tienes menos tiempo o no te apetece hacer la pasta fresca, siempre puedes preparar este plato con tortellinis comprados.

Aquí te dejo la receta de los Tortellini de espinacas rellenos de queso con todos los pasos. Estoy segura de que el resultado te va a encantar.

Ingredientes

Para la masa de pasta verde

  • 200 g de brotes de espinacas
  • 5 huevos enteros
  • 600 g de harina de media fuerza
  • 1 pizca de sal

Para el relleno

  • 80 g de queso ricotta
  • 75 g de queso parmesano
  • 100 g de queso de cabra
  • La piel de 3 limones
  • Nuez moscada rallada
  • Unas cuantas hojas de salvia, finamente picadas
  • Sal y pimienta negra recién molida

Para la salsa de mantequilla avellanada (brown butter) a las hierbas

  • 250 g de mantequilla fría en dados
  • 2 dientes de ajo, pelados y cortados finamente
  • 1 puñado de tomillo fresco
  • 8 hojas de salvia cortadas en tiras finas
  • Queso parmesano rallado, para decorar 

Tortellini de espinacas rellenos de queso

Preparación

Preparamos la masa para la pasta verde

  1. En una batidora de vaso, introduce las espinacas y los huevos, y tritura hasta obtener una mezcla líquida.
  2. Pon la harina sobre la superficie de trabajo formando una montaña y espolvorea la sal sobre ella.
  3. En el centro de la montaña de harina haz un agujero, formando un volcán, y añade la mezcla de huevos y espinacas.
  4. Ayudándote de un tenedor, incorpora poco a poco la harina a los huevos, mezclando desde fuera hacia dentro, hasta que hayas añadido toda la harina y empiece a unirse.
  5. A partir de ese momento, amasa suavemente con la base de la palma de la mano hasta que tengas una masa bien formada. Da forma a la masa estirándola ligeramente hacia adelante y colocándola de nuevo sobre sí misma. Repite este movimiento sin parar hasta que la masa presente un aspecto liso y elástico (más o menos de 5 a 10 minutos).
  6. Cuando tengas la masa lisa, forma una bola y llévala a la nevera envuelta en papel film.

Preparamos el relleno

  1. Pon todos los ingredientes en un procesador de alimentos o en una picadora y mezcla hasta que se hayan integrado y la crema resultante presente un aspecto suave. También puedes simplemente integrarlo todo y desmigarlo bien con cariño con un tenedor.
  2. Sazona al gusto y reserva en la nevera.

Formamos y rellenamos la masa de los tortellinis

  1. En primer lugar hay que estirar la masa, formando láminas finas, pero no demasiado para que no se rompan. Puedes hacerlo con una máquina para pasta o con ayuda de tu KitchenAid y el set de 3 accesorios para pasta.
  2. Si lo haces con el robot de cocina, enharina la masa ligeramente, córtala en varias porciones y estíralas, formando láminas del grosor deseado.
  3. Si lo haces con una máquina para pasta, enharina la superficie de trabajo y estira la masa pasándola por la máquina varias veces, cada vez más cerrada, hasta que tenga el grosor deseado.
  4. Una vez tengas las láminas, cúbrelas con un paño ligeramente humedecido para evitar que se resequen.
  5. Pon una lámina sobre la superficie de trabajo y divídela en cuadrados de 4 cm x 4 cm, asegurándote que tengan el mismo tamaño, aproximadamente. Usa un cortador de pasta o un cuchillo afilado de hoja lisa. Cubre la lámina con un paño ligeramente humedecido y repite el proceso con todas las láminas de pasta.
  6. Cuando tengas toda la pasta cortada, dispón media cucharadita de relleno en el centro de cada cuadrado.
  7. Coge un cuadrado con el relleno y dóblalo en diagonal, formando un triángulo. Presiona los bordes hacia abajo para sellar el triángulo y hacer salir el aire. Para que quede bien sellado, puedes pasar un poco de agua por el borde del cuadrado antes de doblarlo.
  8. Coge las esquinas inferiores del triángulo y dóblalas alrededor de tu dedo índice para que se unan, como si hicieras un anillo. Junta bien las esquinas para que no se despeguen, usando un poco de agua si fuera necesario.
  9. Deja el tortellini sobre una bandeja espolvoreada con semolina o harina.
  10. Repite el proceso hasta que hayas formado todos los tortellinis. Cuando los dejes en la bandeja, procura que no se toquen entre ellos, para que no se queden pegados.

Cocinamos los tortellinis

  1. Llena con agua una cacerola alta, añade la sal cuando esté caliente y cuando el agua hierva, echa los tortellinis por turnos para que se cuezan.
  2. Cuando empiecen a flotar, en unos 3-4 minutos, estarán listos y puedes sacarlos de la olla. Resérvalos en una fuente previamente engrasada, para que no se peguen.

Preparamos la salsa de mantequilla avellanada a las hierbas

  1. Mientras se cuecen los tortellinis, derrite la mantequilla a fuego medio en una cacerola baja o en una sartén alta, hasta que esté espumosa, tenga un bonito color dorado y notes que huele a frutos secos tostados. 
  2. Añade los ajos y las hierbas y deja que se cocinen durante unos segundos.
  3. Añade una cucharada del agua de la cocción de los tortellinis y mézclala bien con la mantequilla, para emulsionar y ligar la salsa. 
  4. Añade la pasta caliente, apaga el fuego y sirve enseguida con un poco de parmesano rallado por encima. ¡Buen provecho!

Notas

  • Si descubres en esta receta la mantequilla avellanada, estoy segura de que la vas a usar con más frecuencia. Si quieres ver cómo hacerla (sin hierbas) y cómo usarla en tus recetas, hablamos sobre ella aquí.

Tortellini de espinacas rellenos de queso

Dejar un comentario