Pan de Viena convertido en baguette y lleno a rebozar de pepitas de chocolate, ¿Alguien puede resistirse a esta delicia?

El pan de Viena es un pan que recuerda al brioche, tierno y más bien dulce. En su preparación, incorpora leche, mantequilla y huevos, y es una masa que puede fácilmente recordarte al brioche.

Procedente de Viena, rápidamente se extendió a Francia y desde allí por toda Europa, y es uno de los panes más populares a día de hoy.

Por su ternura y suave aroma, es un pan ideal para todo tipo de elaboraciones: puedes combinarlo tanto con dulce (chocolate, mermeladas, mantequilla y azúcar...), como es un pan ideal para elaborar bocadillos salados, o incluso montaditos en según qué aperitivos.

Si bien su forma más popular es la de panecillo, ideal para comer en formato individual, el pan de Viena ha ido tomando distintas formas. Hoy le damos forma de baguettes, y la rellenamos de pepitas de chocolate. ¡Será la estrella de desayunos o meriendas!

Nota: si prefieres hacer las baguettes sin las pepitas de chocolate, puedes hacerlo. Solo evita ese paso: elabora las baguettes sin relleno y disfrútalas luego con lo que desees.

 

Baguettes Viena con chocolate

Ingredientes

  • 485 g de harina de fuerza
  • 230 ml de leche
  • 65 g de mantequilla
  • 60 g de azúcar
  • 20 g de levadura fresca (o 5 gr de levadura seca de panadero)
  • 1 huevo
  • 1 cdta de sal
  • 100 g chips o gotas de chocolate (o chocolate troceado)
  • Para el glaseado: 1 yema de huevo y 1 cucharada de leche

Preparación

  1. Calienta la leche unos segundos en un cazo o al microondas, para que esté algo caliente (pero que no queme, a unos 35-40 ºC. Diluye la levadura en ella y reserva unos minutos. (Nota: en caso de querer hacer el pan con prefermento, ver notas al final).
  2. En el bol de la amasadora KitchenAid, vierta la sal, la harina y el azúcar. Empieza a mezclar a velocidad baja.
  3. Añade la leche con la levadura.
  4. Añade el huevo y amasa con el accesorio gancho amasador unos 6 minutos, a velocidad media.
  5. Mientras, corta la mantequilla a cubos. Pasados los primeros minutos de amasado y cuando ya tienes una masa compacta, añade la mantequilla dentro del bol y sigue amasando, sin parar. Verás que a medida que la mantequilla se va integrando en la masa, esta se va suavizando y coge un aire más liso.
  6. Ahora empieza el momento de trabajar la masa, aportando unos tiempos de amasado (3-5 minutos de amasado con el gancho a velocidad media/alta), y unos minutos de reposo (para la máquina y deja que la masa se relaje, tapando el bol con un paño de algodón). Vuelve a hacer este proceso de amasar y reposar de 2 a 3 veces, verás que la masa cada vez es más elástica y lisa al cogerla y estirarla con los dedos.
  7. Hecho el amasado, traspasa la masa a un bol embadurnado con aceite y deja que repose en un lugar cálido y sin corrientes de aire (el horno, parado, es un sitio ideal para ello). Sobre todo, mantén el bol tapado con un paño para que no se reseque la masa. Deja que leve durante 60-90 minutos.
  8. Una vez ha levado la masa, sácala del bol y déjala en una superficie enharinada.
  9. Desgasifica apretando con el puño, y divídela en tres partes iguales. Dale un poco de forma alargada y plana a cada parte, y añade los chips de chocolate en el centro y en los bordes, y enróllalas en forma de baguette (como se muestra en el vídeo).
  10. Coloca las baguettes en la bandeja para hornear perforada (existe individual, o en pack para pan) y practica a cada una unos cortes con una cuchilla de greñar.
  11. Mezcla la leche con la yema de huevo para hacer un glaseado y pincela las baguettes con él.
  12. Dejar levar de nuevo, en el horno cálido pero parado, durante una hora más aproximadamente.
  13. Hornea a 180 ºC durante 17 minutos, calor arriba y abajo (como son piezas estrechas y al usar una bandeja perforada, el calor penetra rápidamente y por eso se hacen tan rápido).

 

Notas: hacer el pan de Viena con prefermento

Puedes hacer exactamente la misma receta, con la misma cantidad de ingredientes totales, pero usando prefermento. El prefermento, usado en cualquier tipo de pan, ayuda a mejorar el sabor, alarga su conservación y ayuda a que la levadura trabaje con más fuerza (ataca con mayor intensidad los ingredientes de la masa, para que leve más y más rápidamente), especialmente en los panes con bastante grasa (como es el caso del pan de Viena, que integra mantequilla, u otros panes con bastante aceite).

¿Cómo hacer el prefermento?

Cambia el paso número 1 de la receta, por este paso: 

En un bol, mezcla 100 g de la harina de fuerza con 100 ml de leche y los 5 g de levadura seca. Tapa y deja que repose hasta que la masa esté burbujeante. Luego, añade el resto de ingredientes (sigue con el paso 2 de la receta).

De hacer la receta con prefermento, la cantidad de ingredientes no varía. Es decir, que ya habrás incorporado 100 g de harina y 100 ml de leche, y por lo tanto solo te quedará añadir la cantidad restante a la receta (en nuestro caso, 385 g de harina y 130 ml de leche).

 

Dejar un comentario