Hay muchos motivos por los que hornear galletas en casa: el frío, querer obsequiar a alguien, pasar un rato ameno con los peques en la cocina o sencillamente, disfrutar de un dulce casero. Esta vez Rosa, autora de Pemberley Cup&Cakes, nos propone un básico que no puede faltar en estas fechas: la receta de galletas de jengibre más deliciosa que puedes hacer. ¿A que no puedes resistirte?

Hay ciertos sabores y aromas que nos hacen viajar sensorialmente en el tiempo y a veces también en el espacio. Y eso es precisamente lo que me pasa a mí con las galletas de jengibre. Si bien puede que ésta no sea una práctica del todo presente en algunos de nuestros hogares, es desde luego un bocado lleno de tradición y reminiscencias colmadas de un sinfín de deliciosos matices.

Hacer galletas de jengibre no sólo es del todo sencillo, es una labor la mar de amena y divertida, que no hará más que mejorar si conseguimos hacernos con un par de manos extra (o dos; cuantas más mejor) con las que compartir un momento tan reconfortante como es hacer una buenas galletas caseras. Porque de eso se trata, de compartir ¿verdad?

Sin embargo, esta vez, además, me hacía especial ilusión engalanarlas para la ocasión, así que, en lugar de darles la clásica forma de “hombrecillo de jengibre”, he echado mano de mis sellos para galletas “All seasons” de Nordic Ware, que me parecen sencillamente una belleza. Pero no queda ahí la cosa, pues estampar nuestras galletas con ellos convierte la tarea, ya de por sí del todo gratificante, en una experiencia diría que hasta emocionante.

Está claro que llegadas estas fechas hay una infinidad de razones y opciones para entrar en la cocina y preparar desde los platos más suculentos y elaborados hasta las recetas más simples, pero no por eso menos festivas y celebradas. Y con esta última excusa, os dejo ya con mis galletas de jengibre estampadas que están deseando llegar a tu mesa.

 

Conjunto de cucharas medidoras Kitchen Craft, conjunto de medidores Kitchen Craft y sellos para galletas All Season Nordic Ware

 

Ingredientes (para 12 galletas grandes)

Todos los ingredientes han de estar a temperatura ambiente, salvo que se indique lo contrario

  • 250gr de harina de trigo de uso común (+ harina extra para manipular la masa)
  • ½ cucharadita de bicarbonato sódico
  • 1 cucharadita de jengibre molido
  • ½ cucharadita de canela de Ceilán molida
  • ¼ cucharadita de nuez moscada molida
  • ¼ cucharadita de pimienta de Jamaica molida
  • ⅛ cucharadita de clavo molido
  • Una pizquita de sal
  • 60gr de mantequilla sin sal
  • 80gr de azúcar moreno
  • 125gr de melaza o miel de caña
  • 1 yema de huevo (L)
  • ½ cucharadita extracto puro de vainilla
  • Azúcar glas, para decorar (opcional)

 

Elaboración

  1. En un cuenco amplio tamizamos juntos la harina, el bicarbonato sódico, las especias y la sal. Mezclamos bien con ayuda de unas varillas y reservamos.
  2. En el cuenco de nuestra amasadora KitchenAid, equipada con el accesorio de pala (o en un cuenco grande con ayuda de una espátula de silicona o cuchara de madera) batimos la mantequilla durante un par de minutos a velocidad media hasta que quede suave y cremosa.
  3. Añadimos ahora el azúcar moreno y batimos durante 3 - 4 minutos más a velocidad media-alta hasta que la mezcla adquiera una textura ligera y esponjosa y un color sensiblemente más pálido.
  4. A continuación, reducimos la velocidad, agregamos la yema de huevo y mezclamos hasta que se haya incorporado por completo.
  5. Seguidamente, añadimos la melaza y el extracto de vainilla y mezclamos bien hasta obtener una mezcla uniforme.
  6. Incorporamos ahora los ingredientes secos que teníamos reservados (punto 1) en dos tandas y mezclamos con suavidad hasta que no queden trazas visibles de harina. Obtendremos una masa algo desmigajada y muy pegajosa.
  7. Volcamos la mezcla sobre un pliego de film transparente suficientemente amplio como para envolverla bien en él, cerramos y le damos forma de bola a través del film. Aplastamos ligeramente con la palma de la mano y refrigeramos durante al menos 3 horas (incluso toda la noche) hasta que la masa quede totalmente firme y sólida.
  8. Una vez lista, dividimos la masa en 12 porciones iguales (de unos 45gr cada una) y damos de nuevo forma de bola a cada porción.
  9. Seguidamente, enharinamos la superficie de trabajo por un lado y por otro engrasamos nuestros sellos para galletas (yo he usado el modelo “All Seasons” de Nordic Ware) con una ligera capa de spray desmoldante o de aceite de girasol (podemos aplicarlo fácilmente con ayuda de un pincel de repostería) y vamos estampando nuestras galletas, presionando el sello de manera uniforme sobre cada bola de masa hasta comprobar que ésta llega justo al borde*. Volveremos a engrasar los sellos siempre que sea necesario (yo suelo hacerlo cada dos galletas). Para despegar las galletas de los sellos, separamos ligeramente el borde de la masa alrededor del canto del sello con la yema de los dedos y la galleta se irá desprendiendo suavemente de la superficie del sello.
  10. Con ayuda de una espátula plana, también enharinada, vamos colocando nuestras galletas de jengibre sobre la bandeja del horno con una separación de unos 2 cm entre una y otra. En estos casos, yo siempre echo mano de mi bandeja antiadherente De Buyer pues no necesito engrasarla ni cubrirla con ningún tipo de papel de hornear. Cubrimos entonces con film transparente y refrigeramos de nuevo durante 15 minutos, así el relieve de los diseños seguirá quedando bien definido incluso después del horneado.
  11. Mientras tanto, precalentamos el horno (eléctrico y sin aire) a 180ºC con calor arriba y abajo y colocamos la rejilla del horno en la posición central.
  12. Horneamos nuestras galletas durante unos 10-12 minutos (dependiendo de si las queremos más o menos crujientes) hasta que los bordes comiencen a dorarse muy ligeramente.
  13. Retiramos del horno y dejamos las galletas en la bandeja unos 5 minutos antes de traspasarlas con la espátula y mucho cuidado a una rejilla enfriadora para que se enfríen por completo.
  14. A la hora de servir, podemos espolvorearlas con un poco de azúcar glas para darles un toque aún más navideño.

Se conservan hasta 5 días a temperatura ambiente bien resguardas del aire en un recipiente hermético.

 

Bandeja antiadherente para horno De Buyer, báscula mecánica Tellier, sellos para galletas All Season Nordic Ware y rejilla enfriadora Birkmann

 

Notas

  • *Si queremos que los bordes queden perfectamente definidos, podemos terminar de recortarlas con un cortador redondo para galletas del mismo diámetro que los sellos.
  • La diversidad y cantidades indicadas de cada especia pueden variar según el gusto particular de cada cual, aunque en mi opinión el jengibre y la canela me parecen incuestionables en esta receta.
  • Una práctica bastante habitual es colgar algunas galletas de jengibre en el árbol de Navidad a modo de decoración. Si te apetece hacer la prueba, sólo has de perforarlas con ayuda de una pajita a unos cuantos milímetros del borde justo antes de introducirlas en el horno. Una vez frías, atraviesas el agujero con una cinta o un cordel bonitos ¡y listo!
  • En caso de necesidad (a veces pasa), podremos duplicar las cantidades indicadas en la receta y hacer el doble de galletas, excepto en el caso de la yema de huevo, que en lugar de dos, utilizaríamos un huevo entero. Y así, podemos hacer también galletas extra para regalar.
  • Una vez horneadas, en cuanto se enfríen por completo, las galletas de jengibre se pueden congelar hasta 2-3 meses, bien envueltas en film transparente primero y papel de aluminio después.

 

Me despido ya de este año y de todos vosotros con mis mejores deseos. ¡Hasta pronto!

 

Un abrazo,

Rosa

Comentarios

EMELYN MONTES ESPINOZA dijo:

E.M.E M.1-1
Es una gran receta ideal para hacerla en familia principalmente este mes, gracias por compartirla. la hare con mi mama y mi hermana, aprovechado nuestro hobby para pasar mas tiempo juntas.

Magnolia dijo:

Seguro que voy a prepararlas para esta navidad y las muchas reuniones que tengo, una pregunta esta masa se puede congelar en bolitas para después hornearlas?
Veo que dices en la receta que se pueden congelar horneadas, yo busco masas que se puedan preparar y congelar y tener listas para el dia que necesito.
Gracias por tu ayuda.
Magnolia

Magnolia dijo:

Seguro que voy a prepararlas para esta navidad y las muchas reuniones que tengo, una pregunta esta masa se puede congelar en bolitas para después hornearlas?
Veo que dices en la receta que se pueden congelar horneadas, yo busco masas que se puedan preparar y congelar y tener listas para el dia que necesito.
Gracias por tu ayuda.
Magnolia

Dejar un comentario