La receta de albóndigas con salchicha y ricotta al horno que os comparto hoy es un plato que os va a encantar; con aires de Italia, donde se dice que preparan las albóndigas más jugosas del mundo. El queso que llevan, tanto en la carne como en la salsa, sin duda es el responsable de ello, y las convierte en un bocado tan sabroso que, pequeños y mayores, van a querer repetir.

Una receta de éxito seguro entre pequeños y mayores es la de las albóndigas con salsa. Entre los benjamines de casa tal vez sea por su característica forma redonda, que les puede resultar curiosa; aunque lo más probable es que sea por lo ricas que están siempre. Entre los mayores, sobre todo entre quienes las cocinan, triunfan porque podemos dejarlas listas con antelación y servirlas cuando queramos, que estarán incluso más ricas que recién hechas. 

A pesar de tener un nombre de clara huella árabe, al-bunduqa (en castellano, la bola), el origen de las albóndigas es algo incierto. Parece que fueron los árabes quienes enseñaron a prepararlas a los españoles que habitaban en Andalucía. Y aunque no se sabe quién dio forma a la primera albóndiga, sí se conoce que los romanos de clase alta fueron los que hicieron de ellas un plato propio de sus cocinas, llegando a ser de lo más popular en las calles.

Hoy, las cocinaremos en el horno, con la sartén skillet, en la que también prepararemos la salsa y que será ideal para darles el toque final. De esta forma serán más saludables y conseguiremos un punto fundente de todos los quesos que, al integrarse, harán que notes esa jugosidad insuperable en cada bocado.

Preparad el bol y las manos bien limpias, ¡que vamos con la receta!

Sartén Skillet Le Creuset

Ingredientes

Para las albóndigas de salchicha y ricotta

  • 1 taza de pan rallado
  • 1 taza de queso ricotta
  • 1/2 taza de queso parmesano rallado
  • 1 huevo batido
  • 1/4 de taza de perejil fresco, finamente picado
  • 1 cdta de semillas de hinojo
  • 1 cdta de orégano seco
  • 1 cdta de pimienta molida
  • 500 g de carne picada de salchicha de cerdo italiana*
  • 1/4 de taza de aceite de oliva virgen extra

*La salchicha de cerdo italiana es un embutido de carne de cerdo picada y especias muy utilizado en EEUU. Puedes sustituirlo por su equivalente, el chorizo criollo, o bien por las salchichas que utilices habitualmente.

Para la salsa de tomate a la albahaca

  • 1 cda de aceite de oliva virgen extra
  • 1/2 cebolla amarilla pequeña, picada finamente
  • 4 dientes de ajo grandes, pelados y cortados en rodajas finas
  • 1/4 cdta de copos de pimiento rojo (en escamas)*
  • 500 g de tomate italiano triturado (u otra variedad para salsa)
  • 1/4 de taza de albahaca fresca
  • 1 cdta de azúcar
  • Sal y pimienta al gusto
  • 225 g de queso mozzarella rallado
  • 1/2 taza de queso parmesano rallado

*Puedes utilizar copos de pimiento rojo dulce, de pimentón, o de chile si quieres darle un punto picante al plato.

Elaboración

Para las albóndigas

  1. Precalienta el horno a 200 °C.
  2. Añade el pan rallado en un procesador de alimentos con cuchilla metálica y pulsa hasta que esté bien molido.
  3. Pon el pan rallado en un bol grande. Incorpora el queso ricotta, el queso parmesano, el huevo, el perejil, el hinojo, el orégano y la pimienta y remueve para mezclar bien. Agrega la carne picada y vuelve a remover con cuidado hasta que esté todo bien integrado.
  4. Con las manos o ayudándote de las pinzas para albóndigas y croquetas, forma bolas de unos 5 cm con la carne. A medida que las tengas listas, coloca las albóndigas en la Sartén Skillet Le Creuset de 26 cm.
  5. Hornéalas durante 20 min. aproximadamente, hasta que estén cocidas.
  6. Retira la sartén del horno, reserva las albóndigas en un plato y deja que la skillet se enfríe durante unos 5 minutos. Mantén el horno encendido, ya que lo necesitamos caliente para finalizar la cocción de la receta.

Para la salsa

  1. Vuelve a poner la sartén a fuego medio y añade el aceite de oliva. Cuando el aceite esté caliente, añade la cebolla y cocínala hasta que esté transparente, más o menos durante unos 5 minutos.
  2. Baja el fuego y añade el ajo y los copos de pimiento rojo. Cocina hasta que notes el aroma del ajo (el punto en el que tiene un ligero sabor a nuez), pero sin que se dore, aproximadamente durante 1 minuto.
  3. Añade los tomates triturados a la sartén y remueve bien. Cocina la salsa a fuego medio-bajo hasta que se reduzca ligeramente, durante unos 5 minutos. Agrega la albahaca picada y el azúcar y remueve. Por último, adereza con la sal y la pimienta al gusto.
  4. Vuelve a añadir las albóndigas en la sartén y remueve con cuidado para cubrirlas con la salsa.
  5. Espolvorea las albóndigas con la mozzarella y el queso parmesano e introduce la skillet en el horno precalentado.
  6. Hornea hasta que el queso se derrita y burbujee, más o menos durante unos 10 minutos.
  7. Sirve acompañado de una buena hogaza de pan. ¡Buen provecho!

Notas

  • La carne de salchicha italiana (o del chorizo criollo) en las albóndigas aporta al plato un punto de sabor algo más fuerte del que le daría la carne de las salchichas de cerdo, algo que es importante tener en cuenta si van a comerlas los más peques de casa.
  • Lo mismo sucede si los copos de pimiento rojo que añades son algo (o muy) picantes. Utiliza tus favoritos para la salsa, ¡seguro que aciertas!
  • Recuerda que la sartén skillet es puramente hierro, por lo que al calentarse en el fuego, y sobre todo en el horno, va a acumular mucha temperatura. Por ello, para cogerla es ideal que utilices la funda protectora para el mango y que te ayudes al sujetar el asa de un agarrador o de un guante de cocina, para no quemarte.

Dejar un comentario